lunes, 16 de marzo de 2015

OBSERVACIÓN DEL SOL. PRECAUCIONES Y CONSEJOS PARA EL ECLIPSE DEL 20 DE MARZO


   La afición a la astronomía no es una actividad de peligrosa en sí, dejando aparte el riesgo de quedarte solo en medio del campo sin batería en el coche o la posibilidad de sufrir un accidente, tanto en medio del campo a oscuras como en el trayecto de vuelta a casa a altas horas de la madrugada, la contemplación del cielo estrellado a través de un telescopio está exenta de estrés.

   Sin embargo, la observación de nuestra estrella, el sol, sí puede darnos serios disgustos si no tomamos las precauciones adecuadas. Debemos tener en cuenta que la radiación solar nos llega como luz visible, ultravioleta e infrarroja. Y estas dos últimas son invisibles al ojo, por lo que podemos estar mirando cómodamente por un filtro que nos atenúe la luz visible, pero sin reducir las otras dos, y encontrarnos con desagradables consecuencias más tarde si hemos expuesto nuestros ojos de manera prolongada a ese tipo de filtros. Si lo piensas bien, es lo mismo que nos puede suceder cuando tomamos el sol en verano sin ningún tipo de protección.

    Es por eso que los inventos caseros, como las radiografías o los negativos fotográficos velados, pueden ser muy peligrosos, más aún si tratamos de utilizarlos con instrumentos ópticos como objetivos fotográficos, prismáticos o telescopios. Todos ellos actúan como lupas que concentran la radiación solar, multiplicando así el riesgo de sufrir lesiones oculares. Los cristales de las máscaras de soldar nos pueden hacer el uso para mirar a simple vista durante poco tiempo. 

    Como no se trata tampoco de alarmar a nadie, sino de que se actúe con precaución, es conveniente seguir una serie de recomendaciones para disfrutar de manera segura de la observación del astro rey.

Filtro de vidrio Thousan Oaks Type II
Filtro solar de para toda la abertura

 1. Nunca mires el Sol por un instrumento óptico a menos que tengas la certeza de que está provisto de filtros suficientes como para reducir la intensidad de la radiación solar a un nivel seguro para el ojo. Premisa fundamental. Si no dispones de un filtro solar adecuado, haz la observación por el método de proyección

Filtro de lámina Baader
Filtro solar montado en el diafragma

Filtro casero con lámina Baader

Existen en el mercado varios tipos de filtros solares, siendo los más baratos las láminas tipo Baader, que se pueden adquirir ya montadas en un bastidor, listas para colocar sobre el telescopio, o en hojas tamaño A4 para construir tu propio filtro a medida. Estas láminas son a primera vista como espejos de papel aluminio muy fino, a través de las que no se ve absolutamente nada a no ser que las dirijas al sol, del que solo dejan pasar el 0,001% de su luz (aún así, se ve como un disco muy brillante). 



 2. Coloca todas las tapas (buscador, tubo guía y tubo principal) antes de dirigir el telescopio hacia el sol. Comprueba que están todas puestas. 

 3. Coloca el filtro solar siempre delante del objetivo. Evita los filtros que se alojan en el ocular, la idea es minimizar la radiación solar a la entrada del sistema óptico con el fin de reducir al máximo la radiación que recibe el ojo. Algunas tapas tienen a su vez una pequeña abertura con tapón (habitualmente es de 5 cm) que sirve de diafragma. Lo mejor en estos casos es trabajar con la tapa pequeña quitada y el filtro montado en ella, así entrará menos luz y aumentarás tu seguridad. 

Proyección de sombra
mínima del telescopio
 4. Con todos los elementos ópticos tapados o con filtros, apunta el telescopio hacia el sol. Puedes guiarte por la proyección de la sombra del telescopio sobre el suelo, cuanto más cerca esté del Sol menos ovalada y más circular se verá la sombra. 

La sombra del tubo nos puede guiar
 para encontrar el sol
 5. Finalmente centra el disco del sol en el campo del ocular y disfruta del espectáculo sin mantener el ojo demasiado tiempo pegado al ocular. Nos puede resultar de gran ayuda a la observación colocar una lámina de cartón delante del ocular. De este modo conseguimos apantallar la luz que nos llega directamente del sol y, además, podemos utilizarla para localizar el sol con mayor facilidad, usando la sombra que proyecta el tubo sobre ella. 


   ¿Qué se puede hacer si no dispongo de filtros astronómicos? Siempre podremos observar el sol proyectando su imagen sobre una superficie blanca, como una cartulina. Su principal ventaja es que, además de ser completamente segura, varias personas pueden estar viendo simultáneamente el disco solar. Con este sistema, los pasos a seguir son los mismos que hemos enumerado, hasta el punto 4º. A partir de ahí tendremos que hacer lo siguiente: 

Aspecto del disco solar a través de un embudo
Proyección por embudo solar
 5. Ponemos la pantalla de proyección detrás del ocular y quitamos la tapa del objetivo. Cuando el sol se encuentre en el campo del ocular veremos un disco completamente blanco en la pantalla. Para hacerlo más grande solo hay que aumentar la distancia al ocular y ajustar el enfoque del telescopio para que se vea nítido el disco solar. En ningún caso acercaremos el ojo al ocular. Si quieres hacer la prueba, pega la pantalla al ocular, enfoca y verás con qué rapidez empieza a quemarse.



Visión del disco del sol por el embudo solar
Embudo solar
   Una variante curiosa del método de proyección es el embudo solar (Embudo solar). Yo construí el mío con un embudo de cocina de boca inferior ancha, un pedazo de cortina de baño vieja, alambre y una brida metálica. 







    Esperamos que estas líneas os puedan orientar en la observación del sol. Sobre todo, mucha precaución y que disfrutéis del eclipse (si las nubes lo permiten).

No hay comentarios:

Publicar un comentario