jueves, 24 de septiembre de 2015

ECLIPSE TOTAL DE LA SUPERLUNA SANGRIENTA DE LA COSECHA

superluna de agosto 2015
En la madrugada del próximo lunes 28 de septiembre podremos disfrutar de un eclipse total de luna, si tenemos cuerpo y ganas de robarle horas al sueño. Y es que la luna comenzará a entrar en la región de sombra de la Tierra a las 2 de la madrugada, comenzaremos a verla oscurecerse una hora más tarde y la totalidad durará desde las 4 hasta las 5 y media. Habrá otra hora más de parcialidad y todo habrá concluido a las 7 y media de la mañana, ya con la luna cerca del horizonte. 

¿Tiene algo de especial esta luna llena? A pesar del dramatismo del título que le he dado a la entrada (más cerca de una película de terror al estilo de Los chicos del maíz) no se va acabar el mundo, ni los hombres lobos saldrán de sus guaridas para dominar el mundo y competir con los vampiros por la sangre humana. Una pena, lo sé; sin embargo la luna se vera algo más grande de lo habitual y con un color rojizo durante la totalidad del eclipse.

El motivo de su mayor tamaño aparente -14% más grande- es que la luna se encontrará en el perigeo (la mínima distancia a la Tierra de su órbita), a tan solo 356.876 km.

El color rojizo o anaranjado (sangrante) en la totalidad del eclipse es debido a la refracción de la luz solar en la atmósfera terrestre . Nuestra atmósfera  dispersa los componentes azules y verdes de la luz y deja pasar la parte roja del espectro, la cual acaba iluminando la luna. Que el tono sea más amarillento o más rojizo depende básicamente de lo cochina que esté la atmósfera.
¿Y lo de luna de la cosecha? Como siempre, queda mas bonito en inglés: harvest moon. Se llama así a la luna llena más próxima al equinoccio de otoño, que puede ser la última del verano o la primera del otoño.

Eclipse total de luna, noche del 27 al 28 de septiembre
Yendo a lo práctico, la observación del eclipse se podrá hacer desde cualquier lugar que ofrezca un cielo libre de obstáculos, incluso en la ciudad. No se necesitan telescopios ni prismáticos para disfrutar del evento. Quien quiera fotografiarlo sí que precisará de disponer al menos de trípode y disparador remoto. Una montura motorizada será de gran ayuda para la fase de totalidad, en la que los tiempos de exposición habrá que alargarlos y es posible que revelen el movimiento de la luna si utilizamos objetivos con muchos aumentos.

En resumen, mucho nombre rimbombante para un fenómeno astronómico normal. Pero, para hacer honor a la verdad, este evento es relativamente inusual, ya que el último eclipse total de luna en el perigeo (es decir, el último eclipse de una superluna) se produjo en 1982 y el próximo no llegará hasta el 2033.

Dicho esto ¿Alguien se anima quedarse sin dormir para observar el eclipse?

Nota: Gráfico extraído de las efemérides del Real Observatorio de la Marina de San Fernando, que por cierto es una auténtica joya digna de una visita.